Katy Jara explicó por qué se alejó de la TV: «Recibí a Cristo en mi corazón»

La cantante de cumbia reveló que no se se sentía feliz con las actividades que estaba haciendo y que su vida cambió tras recibir a Cristo en su corazón.

Katy Jara
La cantante decidió retirarse de los medios tras recibir a Cristo. (Foto: Instagram)

Luego de algunos meses de ausencia en la televisión y en la música, Katy Jara reapareció para esclarecer cuál era el verdadero motivo de su salida de la conducción del programa ‘Domingos de fiesta’, emitido en TV Perú.

La cantante de cumbia es una de las figuras más queridas por los espectadores, por lo que tras su salida del espacio en la pantalla chica, sus seguidores manifestaron su desacuerdo y pena por la decisión.

Katy Jara publicó un extenso mensaje en sus redes sociales en el que reveló por qué tomó la decisión de cambiar su vida y distanciarse del medio artístico.

“Muchas personas me han estado preguntando por qué ya no estoy cantando, por qué ya no estoy en la TV, por qué ha cambiado mi manera de vestir, que me ven distinta, que ya no soy la misma, entre otros cuestionamientos”, comenzó diciendo en su comunicado.

«Lo cierto es que llevo cinco meses, aproximadamente, de estar apartada de muchas cosas. No solo de los conciertos de cumbia y de la televisión, sino también de otros factores y situaciones que, entendí, no sumaban en mi vida de manera positiva», afirmó.

Sorprendentes declaraciones

La cantante también dejó ver que no se sentía feliz con las actividades que estaba llevando a cabo como artista, y por esto, dejó todo lo que hacía para seguir a Cristo.

“Llegó un punto de mi vida que estas cosas ya no me hacían feliz, empecé a sentirme vacía y sin sentido. Y es que cuando conoces a Cristo ya nada es igual, quieres apartarte de lo que pueda alejarte de El Señor. En ese contexto, decidí dejar todo para empezar a seguir a Cristo y que mi vida dependa únicamente de él”, indicó.

Además, reveló que decidió bautizarse a sus 37 años: “Hoy mi vida es distinta, Dios está presente en cada momento, en cada circunstancia, buena o mala, pero él siempre esta allí. Recibí a Cristo en mi corazón y me bauticé en su nombre poderoso. Hoy mi vida le pertenece solo él”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies