Mindfulness morning: ¿Cómo implementarlo a tu rutina diaria?

Vivir el momento empezando tu día sin estrés y relajado traerá muchos beneficios a tu salud. Descubre cuáles son en la nota.
Foto: Freepik

El mindfulness consiste en vivir el momento a momento sin juzgar con una atención plena. En la práctica formal adoptamos una postura cómoda y observamos lo que ocurre en nuestra mente, cuerpo y entorno, ejercitas la atención como si fuera un músculo.

Las ideas que suceden nos trasladan en espacio y tiempo y nosotros cada vez que nos damos cuenta somos conscientes y dirigimos la atención a la hora sin juzgar. En los últimos 30 años la ciencia ha demostrado que esa práctica nos cambia el cerebro de forma significativa y positiva. Esto se puede adaptar a la rutina diaria para iniciar una mañana con tranquilidad, el ritual promueve el bienestar mental y emocional.

¿Cómo realizar un mindfulness morning?

Estiramientos al despertar

Según estudios científicos estirarse al despertar contribuye a aclarar la menta y despejarse. La razón es que al dormir el cuerpo necesita menos oxigenación, por lo tanto estirarse sirve para adaptarse al nuevo estado más rápido. Incluso, si bostezas conseguirás enriquecer la sangre con más oxígeno y eliminar las toxinas.

Además, la circulación se reactiva, porque los músculos que se contraen impulsan más sangre. El estado de ánimo mejorar ya que se liberan endorfinas y se siente una euforia ligera que te ayudará a sentirte más despejado.

Foto: Freepik

Pueden ser estiramientos simples o una rutina corta de yoga. Si eres principiante la mejor opción el Hatha Yoga que es apto para cualquier edad. Es básico, lento, y las posturas se mantienen el tiempo suficiente para conocer los detalles y ajustar el cuerpo.

Tener un horario fijo para despertar

Establecer una rutina de sueño con un horario puntuar para levantarse es importante para tener una buena salud.  Con los siguientes consejos podrás mejorar la calidad de sueño:

● Mantén un horario de sueño regular: Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Esto ayudará a regular tu ritmo circadiano.
● Crea un ambiente propicio para dormir: Asegúrate de que tu dormitorio esté oscuro, tranquilo y a una temperatura cómoda. Evita el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarte, ya que la luz azul puede interrumpir tu sueño.
● Limita el consumo de cafeína y alcohol: Ambas sustancias pueden afectar la calidad de tu sueño. Evita consumirlas por la tarde o noche, especialmente si tienes problemas para conciliar el sueño.
● Realiza actividad física regularmente: El ejercicio regular puede ayudarte a conciliar el sueño más fácilmente y mejorar la calidad de tu sueño en general.

Foto: Freepik

Meditación al despertar

Una práctica constante de la meditación te permitirá controlar tu atención y pensamientos al iniciar el día. Poco a poco, evitarás los pensamientos involuntarios que controlan tu mente. ¿Cuáles son sus beneficios?

Reduce el estrés y la ansiedad: De acuerdo con un estudio con 3.500 personas realizado en la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) muestra que es eficaz para reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Este  produce malestar general, altera el sueño, causa inflamación física y aumenta la tensión arterial.

Foto: Freepik

Ayuda a activar la concentración: Aumenta tu capacidad para decidir en qué te concentras y el tiempo que le dedicas a ello. Por eso, es una práctica importante para las personas que trabajan o estudian ya que realizan diversas actividades al mismo tiempo.

Mantiene las adicciones bajo control: Meditar al menos 15 minutos por día te proporciona más autocontrol sobre ti mismo, trae beneficios a tu organismo ya que te permite descubrir las razones de una adicción observando tus propios pensamientos.

Disminuye la tensión arterial: Controla los sistemas hormonales y nerviosos reduciendo la carga de trabajo que realiza el corazón. Por lo tanto, el riesgo de sufrir una enfermedad arterial por el constante estrés se reduce poco a poco.