Control oftalmológico en niños: ¿A que edad debe realizarse el primer chequeo?

El 80% del aprendizaje en niños se realiza a través de los ojos, por lo cual, es importante que como padres nos preocupemos por hacer un chequeo oftalmológico a tiempo.

Chequeo oftalmológico
Es importante cuidar la salud visual de nuestros hijos. (Foto: Difusión)

Crecer con enfermedades oculares no tratadas de manera oportuna puede repercutir seriamente en la calidad de vida de un niño. Esto es capaz de afectar diversos aspectos de su desarrollo, desde su rendimiento escolar hasta la forma en que se relaciona con otras personas.

Y es que esto no es un hecho de menor importancia, pues el 80% del aprendizaje de los pequeños se realiza a través de los ojos, por lo cual, es de gran importancia que se haga un chequeo oftalmológico a tiempo.

La oftalmóloga pediatra Jaqueline Mendoza, de la Clínica Ricardo Palma, explica que la capacidad visual se desarrolla desde el nacimiento hasta los 5 o 6 años, edad en la que se alcanza el 20/20 o visión máxima. Cualquier anomalía durante este proceso puede ocasionar problemas como la baja visión y la ambliopía, también conocida como “ojo perezoso”. 

Por ello, es muy importante realizar una primera evaluación oftalmológica completa cuando el menor cumple los 3 años.

“Al nacer solo se realiza un tamizaje para descartar malformaciones y enfermedades oculares que requieran cirugía pronta como catarata o glaucoma”, señala la especialista, quien subraya que las patologías visuales no diagnosticadas en la infancia pueden tener secuelas importantes no reversibles en la vida adulta.

¿Qué controles se realizan en el primer control oftalmológico?

1. Desarrollo anatómico del globo ocular: Sirve para descartar patologías externas e internas. Para esto se observa al niño con la lámpara de hendidura y se le realiza un fondo de ojo dilatado.

2. Agudeza visual de acuerdo con la edad: Se estudia la capacidad de visión del niño al seguir objetos, distinguir figuras y contrastes. Es aquí cuando se efectúa la primera medida de vista al niño, la cual debe ser con dilatación pupilar.

3. Alineación ocular: Se descarta cualquier tipo de desviación, con y sin dilatación pupilar.

¿Cuándo ir antes?

Existen una serie de razones por las que resulta recomendable adelantar la primera visita al oculista. Por ejemplo, cuando el menor no reconoce objetos o no sigue con la vista el rostro de los padres. Asimismo, debes agendar una cita si observas que tu pequeño presenta desviación ocular, se acerca demasiado a los objetos, parpadea continuamente o tiene retraso en el aprendizaje.  

Para evitar problemas de visión, controla el tiempo que su niño permanece frente al televisor, portátil o móvil. En salud ocular la prevención también es muy importante.