Hombres G: Los 40 años de la mítica banda española celebrados en Lima | CRÓNICA

El fin de semana lima se abrazó de la nostalgia con el impresionante concierto que brindó la banda española en el Estadio Nacional.

El pasado viernes 9 de junio, Lima sufrió un terremoto nocturno de 7.0 cuando los enormes parlantes instalados en el Estadio Nacional empezaron a retumbar con el sonido de las guitarras y batería de uno de los grupos de rock en español más icónicos de la historia, Hombres G, banda que llegó a nuestro país para festejar sus 40 años de aniversario.

Como nunca, el coloso de José Díaz se vistió de gala para rendirse ante David Summers (vocalista y bajo del grupo), Dani Hardy (guitarra), ‘Rafa’ Gutiérrez (guitarra acompañamiento) y el carismático Javier Molina (batería) quienes en un poco más de dos horas hicieron vibrar al presente. Chiquillos ochenteros que ahora son papás e incluso, abuelos que cantaron como en sus años mozos los clásicos temas de los Hombres G y Magacín 24.7 estuvo ahí.

Para calentar al respetable, el escenario se encendió con la presencia del grupo peruano Frágil poniendo a rockear a todos con sus clásicos temas hasta que sonó su himno, Av. Larco. Una canción que dejó sin garganta a grandes y chicos pues aunque no lo crea, muchos padres fueron con sus hijos, niños y adolescentes, a disfrutar de este concierto.

Bastaron menos de 5 minutos para que el estrado vuelva a prenderse con el incansable Raúl Romero. “Hola Lima”, fue la frase con la que el cantante saludó al público para desatar una histeria total e inmediatamente responderle con el clásico “Feo, feo, feo”.

Entre bromas y bromas, Romero le dedicó unas hermosas palabras de amor a su esposa Carolina quien se encontraba en medio de la multitud disfrutando del recital. “Ahora, quiere dedicarle esta canción a ella, a Carolina, mi esposa a la que amo un montón, con ustedes ‘La Pacharaca’”.

El breve paso de Romero por el escenario hizo revivir esos momentos de chiquititud con el clásico ‘Chivito’ poniendo a bailar a todos de un lado a otro para después, hacernos recordar el verano de 1997 con el inmortal ‘Los patos y las patas’.

Los reyes de la noche

El reloj marcó las 9:20 de la noche cuando de repente Javier Molina apareció acompañado con una luz cenital, se paró en medio del estrado y como mismo tenor dijo “Yo sono il capone della mafia, yo sono il figlyo della mia mamma. Tu sei uno stronzo di merda ¡ja! ¡ja! ¡ja! e un figlyo di troia in Venezia, Venezia, Venezia, Venezia ¡cha! ¡cha! ¡cha!”.

E inmediatamente, todos enloquecieron y empezaron a corear una de las canciones más recordadas de Hombres G, ‘Venezia’, que comenzó con un arranque de la batería y con el inigualable trino de las guitarras eléctricas en este concierto muy bien organizado por Kandavu.

Era un momento mágico, un momento maravilloso donde muchos recordaron aquellos tiempos en los que vivían sin preocupaciones y gritaron más cuando Summers dijo en medio de la canción “Hola Lima”.

Y al terminar el tema, el vocalista volvió a dirigirse hacia sus fanáticos. “Vamos a contaros nuestras vida a través de nuestras canciones, a recordar algunas que hace años no tocamos. En definitiva, la vamos a pasar de p*** m**** ¡Arriba Perú!”, generando una ovación que solo los rockeros saben provocar.

Otra de las cosas que llamó la atención, fue la anécdota que contaron Hombres G, pues Perú fue el primer país fuera de España que pisaron para hacer un concierto y fue nada más y nada menos que el mismo Estadio Nacional los recibió en 1987, un momento épico donde ellos pensaron que los iban a secuestrar pues no se esperaban ser tan famosos al otro lado del mundo.

El reloj en vez de avanzar retrocedía a través de las canciones de los españoles quienes tocaron todos sus temas, todos sin excepción, pero hubo uno que fue esperado por todos. El romántico ‘Temblando’.

El sonido del teclado dio inicio a esta canción de amor por lo que el vocalista de Hombres G se dirigió una vez más al público para decirle: “Esta canción tan bonita, les pido por favor que prendan todas las linternas de sus celulares para crear un ambiente mágico aquí, en esta increíble noche” y de un momento a otro, el Estadio Nacional pasó de teñirse de azul a quedarse iluminado con las luces de los Smartphone.

Y no era para menos, esta es una de las canciones más emotivas que tiene el cancionero español. Es de esos temas que te sacan algunas lágrimas por acordarte de un amor bonito, algo que se vivió en el gramado del coloso donde a muchos hombres se les escapó una lagrimita y abrazaron con fuerza a las que ahora son sus esposas.

Tras este momento feeling, siguieron las clásicas ‘Martha tiene un marcapasos’, ‘Visite nuestro bar’ y el inoxidable ‘Devuélveme a mi chica’, tema con el que cerraron este espectacular concierto que nos demostró que son pocos los cantantes en el mundo que pueden convertirse en leyenda.

Tags: