Mónica Delta: «He llorado más de una vez dando una noticia»

Magacín 247 conversó con la periodista Mónica Delta, quien tiene más de 40 años de experiencia en el medio y que alguna vez quiso dedicarse a la música.

Cuando el Perú vivía sus épocas más grises, en medio de la crisis política y sobre todo un terrorismo en ascenso, Mónica Delta, inició haciendo sus pinitos en Panamericana como practicante.

La periodista, que hoy en día goza de un nombre en el medio, supo surgir en medio de una sociedad machista y convertirse en lo que es hoy; una mujer que reconoce sobre todo la importancia de empezar de cero y tener los pies bien puestos sobre la tierra.

Por ello, Magacín 247 conversó con Mónica Delta, quien alguna vez fue corresponsal de guerra y nos contó un poco más sobre sus inicios en el periodismo y de su vida personal.

Empezaste tu carrera en tiempos complicados para el país ¿Qué tan turbulento fue ese inicio?

Eran tiempos de inestabilidad económica, de hiperinflación, de terrorismo galopante, de las rejas en todos los espacios, el cierre de calles, los muertos, la guerra fratricida. Y en ese tiempo también me caso, tengo hijos. Todo eso genera una tensión enorme con la idea de que el Perú no es viable y esa sensación de que cada día estabas viviendo casi tu último día, tú no sabías si ibas a volver a casa.

Pero entonces ¿Por qué decidiste estudiar periodismo? 

Ha sido no por azar, pero sí por descarte inicialmente, después me enamoré de la profesión. A mí me gustaba muchísimo la música, quería dedicarme a ella, pero las familias en ese entonces entendían esto como algo demasiado bohemio y riesgoso…me dijeron que tenía que ir a la universidad y la verdad que analizando, terminé en Ciencias de la Comunicación.

Aún sigues haciendo música, hay un vídeo tuyo publicado en Instagram tocando la guitarra…

Sí, me encanta, pero es una cosa muy personal, muy mía. Alguna vez, cuando he cumplido 35 años de trabajo para celebrar mi propia vida y la de mi entorno, hice un show musical, pero nunca ha sido con una pretensión profesional. La música, a mí me ayuda a vivir, mirar por encima del horizonte inmediato, me calma, me da equilibrio.

Digamos te ayuda a combatir el estrés también, porque debido a la carrera que tienes debes tener siempre la información correcta…

Sí y si te equivocas, en realidad va a haber una avalancha de críticas y también con la nueva forma de comunicación, tú estás siendo evaluado cada minuto. Es una situación de muchísimo estrés. Y la verdad, si uno no se ocupa de su salud mental en un trabajo como este, es muy difícil seguir adelante con equilibrio. 

Hace un rato mencionaste que tú no pensabas estudiar periodismo ¿Cuándo empezaste a amar tu carrera?

Apenas entré a trabajar como periodista en Panamericana. La verdad es que yo me fui a hacer unas prácticas a Panamericana, porque en la universidad me dijeron. Me probaron dos semanas seguidas y después me llamaron, parece que alguna característica mía les había interesado y me dijeron que querían contratarme, 22 años tenía… no había terminado la universidad, fui, me quedé y ahí empecé a enamorarme de la profesión.

Varios años después de eso, y ya con un nombre en el medio decidiste irte a trabajar al exterior…

Sí, me fui también por razones políticas, por circunstancias donde entendí que yo no tenía más espacio de trabajo aquí en el Perú y me fui a los Estados Unidos y la verdad que siempre lo digo con una mano adelante y la otra atrás. Yo ni siquiera cobre el último sueldo de mi trabajo en Panamericana, así que en realidad después de 22 años, tomé una decisión y dije: ‘Bueno, pongo tierra de por medio esto, no me está dejando ver más allá de mis narices y me fui a empezar de nuevo y así lo hice’. 

Desde que has entrado al periodismo has entrevistado a diversos personajes ¿Quiénes son los que más te han enseñado?

Sinceramente lo que más me ha enseñado es el poblador cotidiano, que tiene que luchar de manera anónima con todos los obstáculos que la vida le da y sobre todo en países como el nuestro…la verdad es que yo trató simplemente de representar el interés de la gente y sin mayor ambición que tratar de reproducir lo que la gente se pregunta, por lo menos en grupos humanos, yo no puedo representar toda la opinión, pero intento.

Dentro de todos estos años en el medio ¿Cuál ha sido la noticia más sensible que has tenido que dar en una de las transmisiones? 

Yo no puedo soportar la violencia contra los niños, el asesinato de criaturas, la violación, la violencia contra las mujeres. He llorado más de una vez dando una noticia y queriéndolo reprimir, imposible, pero han sido momentos horrorosos y seguramente habrá muchos de estos.

Es como hace unos días escuchaba, uno cuando prende la televisión y ve las noticias, no sabe si está viendo una película o es la realidad…

La realidad supera a la ficción, y eso es indudable. Nosotros tenemos que seguir siendo la voz de quienes no tienen esa voz, que no es un cliché, sino hay gente como digo privilegiada que tiene acceso, a un abogado o a exigir sus derechos. Sin embargo, hay gente que no tiene ningún derecho, porque simple y llanamente están desaparecidos en el mapa.

Es cierto, y bueno tú ya publicaste un libro: ‘Minutos antes de las 8’ ¿Tienes pensando en escribir otro? 

‘Minutos antes de las 8’, fue justamente durante toda mi estadía en Estados Unidos, donde hice una mirada retrospectiva de lo que había pasado en mis primeros 22 años de trabajo y el aprendizaje que esto había evidenciado.

Yo siempre bromeo con esto, pero en el fondo es la verdad; en lugar de pagarle a un psicólogo, comencé a escribir, sin ninguna pretensión y fue una estupenda catarsis para cerrar un capítulo de mi vida nada más. Yo no tengo pretensiones literarias, hoy en día, pero no sé, nunca se descarta más adelante. 

En diciembre te despediste de la radio diciéndoles que te ibas vas a tomar un tiempo por tus estudios universitarios ¿Qué paso con eso? 

Yo me iba a ir a España a seguir un curso de Psicología Política. Había escogido el curso y tenía previsto todo para febrero, pero por razones sanitarias lo cancelaron. Voy a hacerlo en el momento que vuelvan a abrir el curso, pero me despedí también de RPP, por acumulación de trabajo…me he querido tomar el tiempo también y tener las mañanas un poco para mí, necesito un poco de espacio.

Bueno y ahora que hablabas de tu descanso y todo esto. ¿Quién es Mónica Delta cuándo se apagan los reflectores? 

Yo creo que soy una persona súper simple que le gustan y disfruta de las cosas más sencillas de la vida. Soy una persona de mar, que le encanta y no se cansa de ver los atardeceres de verano. Soy muy asequible con mis hijos. Tengo un grupo de amigos muy pequeño, que es desde cuando yo era pequeña y adolescente. Soy muy familiar, eso es, pero sigo siendo la misma. Tengo las mismas exigencias.

Tus hijos ¿Cómo es la relación con ellos?

Tengo un hijo y una hija. Mi hijo vive en Francia. Me llevo súper bien con él y con mi hija estupendamente bien, ella está trabajando en España. Ambos, estudiaron en Estados Unidos, y sí, los extraño, pero tengo una muy buena comunicación con ellos. Vienen cada vez que pueden, por la pandemia fue un poco difícil, yo he ido un par de veces para verlos.

Y tu esposo ¿Cómo lleva tu profesión? 

Es alguien que en realidad no está muy vinculado con la política nacional, él es americano y siempre está para mí en el momento que yo lo necesito y después tengo la libertad y la independencia que necesito como periodista. Esa para mí es la relación entre un esposo y una esposa, no de dependencia, cada uno tiene su espacio y su tiempo y nos respetamos como somos

Llegando al final ¿Cuál sería tu consejo para los jóvenes periodistas? 

Lo único que digo es que vivan las experiencias de la vida con intensidad, que traten de desprenderse de los prejuicios, porque seas joven o no seas tan joven siempre cargas prejuicios respecto a determinadas cosas…nos pasa a todos, pero es un ejercicio y ese sería mi consejo, aparte de leer mucho, de saber que el mundo está más allá de tu nariz y de tu ombligo, de ver los horizontes más amplios. Creo que desprenderse los prejuicios, es el mejor aprendizaje de vida. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies