Obesidad infantil en pandemia: ¿Cómo afecta a los niños y cuáles son sus consecuencias?

Obesidad en niños

El incremento de la obesidad en los niños en pandemia surge a raíz de que este sector de la población dejó de hacer sus rutina acostumbrada, como: ir al colegio, salir con sus amigos o hacer alguna que otra actividad física.

Sin embargo, ante la llegada de la Covid-19, los menores tuvieron que quedarse en su hogar y según señala la nutricionista Karyn Reyna de la Clínica Ricardo Palma comenta: “al estar en casa con un nivel de estrés alto, la comida se absorbe en mayor porcentaje en forma de grasa”.

A ello sumarle que los padres empezaron a laborar por medio del Home Office y al estar los menores en clases, frente a una computadora, sentados todo el día, al menos durante la primera ola, fue importante para el crecimiento en el índice de obesidad en los menores.

Básicamente es por la reducción de la actividad física y el comer a desmedida, ya que, han tenido alimentos disponibles a gran escala en casa”, señala la especialista.  

Las referencias que se manejan desde el Instituto Nacional de Salud, es que la obesidad infantil ha aumentado de un 3% al 19% en los últimos 30 años y más en las zonas costeras del país.

Y aunque algunos estudios afirman que los niños de bajos recursos son más susceptibles a subir de peso, para la especialista esto no es cierto. Ya que, ambos son proclives a padecer de obesidad, y señala que: “Vamos a tener que educar no solamente al niño sino a los padres y las personas que conviven con él”. 

Las ciudades de Tacna, Moquegua y Lima Metropolitana han sido las que aumentaron en la incidencia de obesidad tanto en niños como adolescentes y esto se debe, según la nutricionista “a una inadecuada alimentación, inadecuados hábitos alimentarios y poca actividad física”, comenta.   

Consecuencias a futuro

Para la especialista el riesgo de que un niño padezca de obesidad en el futuro puede: “desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer como lo son: mama y colón”.  

Identificar a un niño con obesidad

Para poder identificar a un niño con obesidad según señala Karyn Reyna, el primer paso es la evaluación clínica. La cual debe de estar hecha por un pediatra o endocrino, y luego pasar por un nutricionista, quien no solamente ve el peso, sino también el IMC y la medición del perímetro abdominal de los menores.

A través de las tablas para niños, en este caso unas americanas se pude ver en qué percentil se encuentra el niño, si es que está en 70, 75 o más de 95. Entonces es importante la evaluación completa tanto del médico pediatra o médico endocrinólogo y la asesoría de un nutricionista, que no solamente va a ver peso y talla sino va más allá en la educación alimentaria”, comenta.

Y si nosotros educamos a un niño también lo hacemos en un futuro a un adulto quien también va a educar a sus propios hijos, esto es una cadena. Entonces también es importante que las gestantes sean constantemente capacitadas, porque desde ahí comienza todo el ciclo de la obesidad”, añade.

Medidas que deben de tomar la familia

Una vez que en casa se identifique que el menor tiene un IMC superior al adecuado. Lo primero es acudir con un pediatra o médico endocrinólogo, y también pasar por un nutricionista.

Aquí hay que tener mucho cuidado con los calificativos que se le da al menor, con las restricciones dietéticas que uno puede ejercer sobre ellos. Por esto, es importante que un especialista dé la pauta de ¿Qué es lo que va a comer? Y ¿Qué no va a comer? Y eduque a ese niño y a toda la familia; porque si un niño con obesidad entra a un régimen toda la familia lo hace. No es que el solamente va a comer vegetales, frutas y tomar agua sino toda la familia”, señala la especialista.

¿Cómo combatir el sobrepeso?

Ante esta interrogante, el primer paso debe ser cambiar los hábitos alimenticios, y como señala la nutricionista, al ser una conducta, será lo más difícil de hacer. Por lo que se debe evitar comprar comidas y bebidas carbonatadas como las gaseosas. Además de disminuir el consumo de azúcares, galletas y de todos los snacks. Reemplazar todo esto por alimentos limpios y saludables como: frutas, vegetales, frutos secos.  

Enseñarle a comer con el ejemplo, tener una rutina, ser programados con el tema de los tiempos: del colegio, el ocio y la actividad física. La cual es importante para el niño, porque muchas veces luego de que terminan sus clases, se ponen a mirar dos, tres o cuatro horas televisión. Entonces de ese tiempo, ellos pueden derivar una hora para hacer actividad física y estar menos sedentario”, enfatiza. 

Riesgos al contagiarse de la Covid-19

El Covid-19 y la obesidad son dos situaciones que se han convertido en factores altamente peligrosos y mortales una vez que se juntan. Y esto se debe a que del 100% de peruanos que han muerto por el nuevo coronavirus alrededor del 80% padecía de obesidad.

Por lo que tener un paciente que sufra de ello, significa que va a necesitar terapia de oxígeno y de seguro va a tener un efecto más crónico, que va a necesitar tal vez una cama UCI”, señala Karyn Reyna.

La obesidad es una inflamación a todo nivel tanto en niños con como adultos y el virus Covid-19 causa al cuerpo una hiperinflación, que es una infección total al cuerpo. Entonces todos los niños que padecen Covid-19, tienen efectos más severos que uno que no. Un menor con obesidad tiene los efectos más contundentes y que puede llevar a la mortalidad también”, finaliza. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies