Casa Magia: Un hogar donde los niños llegan en busca de una segunda oportunidad de vida

Magacín 247 conversó con Maricarmen Velandres, administradora general de Casa Magia, una asociación que partió de la ida de un menor y que se convirtió en el hogar de los niños con cáncer.

Casa Magia: La institución recibe a niños con cáncer de diferentes partes del país que no cuenten con medios económicos. (Foto: Instagram)

 “Nuestra misión es garantizar que todos los niños salgan victoriosos”, es lo que se lee en la página web de Casa Magia, una institución sin fines de lucro, que tiene a la cabeza a Maricarmen Velandres y que busca ayudar a los menores que padecen de cáncer y que no cuentan con los medios suficientes para solventar un tratamiento.

La ahora administradora del lugar a donde llegan niños de diferentes partes del país desde hace 5 años, trabajó antes por casi 35 años en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) como enfermera y jefa de Oncología pediátrica. “Toda mi vida casi he trabajado para estos niños y su familia, y lo seguiré haciendo por siempre”, menciona al respecto.

Ella decidió dar el paso de dejar un hospital para convertirse en la jefa de una casa, luego de conversar con una doctora. Y es que siempre le quedó la duda de qué es lo que pasaba con los menores una vez que eran dados de alta. Ante ello, fue que decidió cambiar de profesión y convertirse en Magister en gestión hospitalaria.  

Magacín 247 conversó con Maricarmen Velandres, administradora general de Casa Magia, para conocer un poco más de la historia de aquel lugar que recibe a decenas de niños al año buscando darles una mejor calidad de vida y que puedan llevar de la mejor manera su tratamiento en contra de una enfermedad mortal, como lo es el cáncer.

Historia de Casa Magia

Como toda historia de un lugar que trata de ayudar a los demás, Casa Magia, tiene la suya en aquel ángel que ahora descansa eternamente y que no pudo vencer al cáncer, Manuelito González, como le decía Maricarmen, fue el menor quien buscando ayudar a sus compañeros empezó creando una colecta y que dejó un legado sin ni siquiera imaginarlo.  

Este pequeño en su camino, tuvo la oportunidad de cruzarse con personas de buen corazón y padres de familia quienes lo ayudaron. Una de estas fue la doctora Teresa Franco Ramírez, primera oncóloga pediatra en el Perú y que estuvo a cargo de la dirección de ecología pediátrica del INEN.

Se interesaba muchísimo por el niño, sobre todo para él que venía de provincia, que no tenía ni el dinero ni la oportunidad de seguir un tratamiento, siempre estuvo muy atenta de esto”, recuerda la administradora.

Hace 11 años, la doctora con un grupo de voluntarios más, se unieron y formaron Magia, una asociación sin fines de lucro, dirigida a ayudar a los niños con cáncer de cualquier parte del Perú, para que estos no se queden sin tratamiento por falta de medios económicos.  

11 años tiene la asociación, pero Casa Magia tiene 5 años. Y lo que tiene como objetivo es que los niños que vienen de provincia para recibir un tratamiento con cáncer puedan hacerlo acá sin problemas de alimentación, ni de albergue de medicina, en fin, todo el tiempo que lo necesite”, agrega.

Ayuda a los padres

Casa Magia cuenta hoy en día con 26 dormitorios que son para los niños y la persona que los acompañan. Cada uno de estos tiene dos camas, baño propio y todas las comodidades que necesiten los menores para que puedan recibir su tratamiento y resistir en todo caso a algún efecto de la quimioterapia.

Es así, como ellos se preocupan por la alimentación, seguridad del niño, educación, transportes y sobre todo por el apoyo psicólogo tanto a los pacientes como los apoderados, quienes llegan hasta Lima con la ilusión de encontrar una nueva oportunidad de vida.

Y es que, hasta este lugar han llegado niños que pasaron más de 36 horas viajando del interior del país a la capital. Algunos al vivir en comunidades nativas lejanas se tardan 4 o 5 días en llegar a la ciudad más cercana. “Algunos vienen tristes en el camino, otros muchas veces deshidratados al pasar muchas horas en un bus”, señala.

Por lo que asegura que: “nosotros estamos decididos en la casa a tratarlos con mucho amor. El cáncer se cura con 50% en medicina, y 50% de amor. Eso es lo que tratamos de darle mucho estos niños y a su familia”, añade.

Proceso de selección

Los niños que llegan a Casa Magia, lo hacen derivados de los hospitales, principalmente del INEN. Aunque, antes pasan por un proceso de selección que está a cargo de la asistencia social, quien envía a los menores que realmente lo necesitan.

A lo largo de los años han llegado alrededor de 280 niños hasta allí, debido a que muchas veces rotan. Por ejemplo, llegan uno por una semana, se va un mes y después regresa para continuar con su tratamiento.

Sentimiento por cada uno

La historia de cada niño es diferente, todos tienen una propia, que se queda “en el alma y mi corazón”, dice Maricarmen. “Todos tienen una historia, yo tengo a todos en el alma, trabajo para cada uno de ellos, su familia, trato de hacer lo mejor posible”, sostiene.

Cuando alguno se va de la casa hogar, luego de haber cumplido con su tratamiento, la felicidad recorre el cuerpo de la administradora, pues manifiesta que están: “entregando a la sociedad un niño sano, que no le queden secuelas psicológicas ni físicas”.

Estamos muy contentos, ya tenemos muchos que han acabado su tratamiento y con los que no han podido sobrevivir que los tenemos también hasta el final, nos complace de que hasta el final, han tenido los mejores momentos, porque eso es lo que tratamos nosotros que pase los mejores momentos”, indica con nostalgia.

Agrandar la casa

El plan a corto plazo que tienen en Casa Magia, es agregar a sus ya 13 dormitorios, 6 más, lo que significa 12 personas más, a las que les deben dar comida, pasajes y entre otras cosas. Además de que tengan cuartos cómodos.

Nuestro proyecto en un par de años más es duplicar la cantidad de camas que tenemos en este momento. Por eso hacemos colecta ahora, en mayo fue nuestra colecta anual”, comenta la administradora.

De la misma existe, también la opción para quienes deseen ser donantes recurrentes, que se comprometan a dar por mes cierta cantidad que pueden ser 20 soles y a cambio de ello, van a recibir información de todo lo que se ha hecho en ese tiempo mediante una revista virtual. Asimismo, para los que no creen o tengan sus dudas, pueden visitarlos y ver todo desde su perspectiva.

Esos niños necesitan y tienen mucha fe en que los van a ayudar. Ellos creen mucho en Magia y espero de que les respondan, en mayo hemos salido, buscando y haciéndoles recordar a las personas que existen y que los necesitamos”, señala.

Necesitamos de todo: desde alimentos, materiales de limpieza…cuando uno quiere apoyar hasta un sol es importante y para nosotros es muy importante porque de sol en sol se hacen los millones así que todo lo que las personas quieran apoyarnos pueden venir y nosotros estaremos encantados de recibirlo”, finaliza.

Dato:

Casa Magia cuenta en la actualidad con 80 voluntarios. Si quieres ser parte de ellos, solo debes escribirles a través de su página web y ahí obtendrás una cita y conversarás con los encargados. Para ayudar puedes hacerlo, por medio del Yape al número 946 493 104 o en la página web en  www.lamagiacuraelcancer.com.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies