Día de la Lucha contra el Cáncer: ¿Cómo apoyar a un paciente diagnosticado con la enfermedad?

Es importante saber brindar apoyo a los pacientes con cáncer ya que en ese momento necesitan de comprensión y empatía.

El cáncer es una enfermedad muy difícil para los pacientes, pues también afecta lo emocional. (Foto: Freepik)

Cada 4 de febrero se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer. En el Perú, según cifras de la Organización de la Salud en 2020, más de 33 mil personas murieron a causa de esta enfermedad. En muchos casos, nos ha tocado vivir esta etapa desde el diagnóstico de un amigo, familiar o miembros de la comunidad.

El cáncer es una enfermedad muy difícil para los pacientes, ya que afecta el sistema inmune del organismo, pero también afecta lo emocional. Por ello, es importante saber brindar apoyo a los pacientes con cáncer ya que son quienes necesitan de comprensión y empatía.

La psicóloga Mary Castro, psicóloga de la Clínica Ricardo Palma conversó con Magacín 247 y explicó seis recomendaciones que debes tener en cuenta para apoyar a un paciente diagnosticado con cáncer.

1. Informarnos

El primer paso es la información. Como amigo o familiar puedes informarte a través de redes sociales, páginas en línea o buscar la ayuda de un profesional. Esto ayudará a transmitir la preocupación de ti y así la otra persona percibirá que puede contar contigo.

«Puede ser por redes o fuentes confiables y si es necesario buscar la orientación de un oncólogo. Puesto que estar muy informado significa que estamos con ella» agregó.

2. Dejar que tenga la iniciativa

En muchos casos, nosotros nos preocupamos de más y tenemos la iniciativa para cualquier actividad que hagamos, ya sea al momento de hablar, ver películas, cocinar, ir a tal lugar. Sin embargo, no debe ser así ya que tenemos que dejar que el paciente sea proactivo.

Ellos saben que cuentan con nuestro apoyo, pero muchas veces puede ser estresante para ellos ya que podría confundirse con una «victimización», y ellos no quieren sentirse así.

«Permitir que la persona (paciente) tenga la iniciativa sobre el diálogo. Si vive en nuestra casa, ya sabe que le vamos a dar el apoyo es importante que no bombardeamos a la persona. Muchas veces puede caer en victimización y puede ocasionar estrés», explicó.

3. Respetar los espacios

El cáncer es una enfermedad muy larga, por lo que en ocasiones los pacientes diagnosticados son muy volubles de acuerdo a su estado emocional. Hay etapas del tratamiento en las que ellos desean estar solos, y en esos casos debes respetar los espacios. Si el paciente no quiere hablar con nadie, lo mejor será regresar otro día. No es recomendable, forzar las cosas. Hay momentos en que todos debemos tener nuestro espacios y buscamos estar solos. Por ello, necesitamos una adecuada salud mental.

4. Cuidar de la salud mental

La salud mental es de suma importancia en todos los individuos. Por ello, debemos ocuparnos de esta. Con ello no quiere decir que el paciente debe estar feliz siempre, no. Así como hay momentos felices también hay tristes, sin embargo, debemos tener un buen equilibrio.

Por lo que nosotros debemos ser soportes de los pacientes. No debemos dejar que nos vean tristes o desganados, por que en muchas ocasiones el estado emocional se transmite, y eso puede ser perjudicial para su salud.

5. No hablar del tema

Como en el primer punto, lo ideal es dejar que ellos tengan la iniciativa. En la mayoría de temas de conversación sin querer tocamos temas relacionados al cáncer o de situaciones tristes.

Para los pacientes puede resultar agobiante y llegar a sentirse mal. Lo recomendable es dejar que la conversación fluya y tocar temas cotidianos en los que el paciente se sienta cómodo.

«Cada persona tiene su perspectiva de manera diferente, y poder continuar la conversación de la manera más fluida», afirmó la especialista.

6. Dejar que ellos decidan

Por el tratamiento, hay muchos cambios en la etapa de un paciente de cáncer. Debemos dejar que ellos decidan qué acciones hacer, no debemos forzarlos a hacer cosas que no quieren. Por lo que el apoyo y el trabajo en equipo son recursos que puedes tener como amigo.

«Podemos complementar actividades y en muchos casos completarlo, es ahí donde aparece el trabajo en equipo. Si me dices qué cocino, y yo lo hago. Esa es una buena idea», finalizó.