Otoño-Invierno: Aprende cómo cuidar tu vehículo durante estas estaciones

Vehículo en otoño-invierno

Estas últimas semanas se ha notado mucho más que estamos en otoño y nos da un concepto de lo que será el invierno. Esta afirmación se respalda con que el pasado 25 de abril, Lima registró la temperatura más baja del año (14°C). Este clima nos obliga a cuidarnos para preservar nuestra salud y, para todos los que tienen un vehículo, tomar las precauciones necesarias con su unidad.

Ser propietario de un vehículo, nos hace conocedores de lo que la humedad puede hacer. Fomentar el óxido, corrosión en la pintura, motor y demás piezas, son algunas consecuencias. La preocupación aumenta con la situación coyuntural que estamos viviendo, donde hay mayores restricciones para circular.

Por ello, OLX Autos Perú brinda cuatro consejos para proteger tu auto en estas estaciones con baja temperatura.

1. Pintura

Hay que tener plena atención con la pintura de nuestro vehículo, si en caso presenta algún raspón, es ahí donde la corrosión empezará a expandirse. Intenta mantener la pintura de tu auto siempre en un óptimo estado. Además, si tienes tu unidad a la intemperie, usa un cobertor que lo cubra de las lluvias.

2. Motor

La temperatura provoca que el motor del auto se demore más en calentar, lo recomendable es entibiar el motor 5 a 10 minutos antes de encenderlo. También se debe evitar acelerar y manejar cuando el motor no haya logrado su calor adecuado, pues terminarás provocando que las piezas del motor se dañen.

3. Batería

La batería es uno de los componentes que más afectados salen por las bajas temperaturas, ya que disminuyen las reacciones químicas que se llevan a cabo dentro de esta (ácido-plomo). El aceite se convierte más viscoso, por lo que la batería gasta más potencia para poder arrancar el auto. Entonces, es fundamental revisar su adecuado funcionamiento, de lo contrario será mejor remplazarla.

4. Llantas

Si las llantas de por sí solas se ven afectadas en cualquier estación del año, lo son aun más durante el otoño-invierno, debido al rendimiento que se les exige. El frío provoca que las llantas padezcan una caída de presión, haciendo que la conducción sea más insegura y origine un mayor gasto de combustible. La respuesta objetiva será medir la presión periódicamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies