Mantequilla de Maní: una opción más saludable para acompañar el pan del desayuno

Es una opción saludable para reemplazar otras mantequillas. (Foto: Pixabay)

La mantequilla de maní es considerada como un producto versátil que se puede preparar desde casa con pocos ingredientes. Una vez lista, se puede consumir con panes, galletas y otras recetas del desayuno y la merienda.

Las cremas hechas a base de frutos secos con mayor popularidad son el de almendras, pistachos, girasol, anacardos, entre otros. Sin embargo, una de las opciones más preferidas es la mantequilla de maní o cacahuete.

Existen diversas ventajas de preparar en casa este producto. Por un lado, es fácil de elaborar y no necesita de mucho tiempo. Por otro lado, se puede incorporar en diferentes preparaciones.

La mantequilla de maní también es conocida como “crema de cacahuete”. Y de acuerdo al portal MejorConSalud, esta es sería la forma correcta de obtener este rico acompañamiento:

Ingredientes

  • 2 tazas de maní o cacahuetes pelados y crudos (450 gr)
  • ½ cucharadita de café de sal (2 gr)

Instrumentos

  • Una bandeja de horno (en el caso de querer tostar los manís o cacahuetes).
  • Un robot de cocina o procesador de alimentos.
  • Una espátula.
  • Recipientes de cristal con tapa hermética para envasar y conservar.

Pasos para elaborar la mantequilla de maní:

  • En primer lugar, tienes la alternativa de tostar los manís o cacahuetes. Esto permite dar más color y sabor a la crema, aunque no es exactamente necesario.
  • Después, se calienta el horno a 180 grados y se introducen el cacahuete
    en una bandeja, durante 10 minutos.
  • Seguidamente, se introducen el maní tostados en la batidora o en un procesador de alimentos (cuando todavía se encuentran un poco calientes). Los trituras durante un minuto.
  • Pasado este tiempo, quedará un producto con una consistencia parecida a la arena gruesa. Es adecuado raspar los lados y el fondo del aparato con una espátula para comprobar que no queden trozos enteros.
  • Luego, se bate nuevamente con la sal, hasta que la mantequilla consiga una
    textura cremosa y lisa.
  • Por último, solo tendrás que poner la preparación en recipientes herméticos de
    vidrio. Puedes almacenarlo a temperatura ambiente o en la nevera.

Nota: En el caso de conservar la mantequilla de maní en la nevera, debes saber que se volverá un poco más compacta. Por ello, antes de emplearla o utilizarla, tendrás que sacarla por unos minutos antes para que repose a temperatura ambiente y se ablande.