Mitos y verdades sobre el uso de tampones en temporada veraniega

La llegada del verano trae visitas recurrentes a la playa y piscina con la familia o amigos. Por eso, es importante conocer estos detalles.
Es recomendable lavarse las manos con agua y jabón antes de colocarlo. Foto: Freepik

En la temporada veraniega es usual que las mujeres busquen disfrutar el día en la playa o piscina, sin embargo, cuando llega el periodo muchas tienen dudas sobre si usar tampones dado las altas temperaturas. Conoce los mitos y verdades acerca de este tema, según Gabriela Espinar, gerente de marketing de Nosotras Perú.

Se puede utilizar desde la primera regla (verdad)

La edad no es un factor que afecte su uso y es viable que las adolescentes los utilicen desde la primera menstruación. Es un producto cómodo, invisible y existe un tampón para cada flujo. Además, son un método higiénico que no tienen impacto en el organismo y su única función es absorber el flujo durante el periodo.

Generan dolor al colocarlos (mito)

Están diseñados para que su aplicación sea cómoda, ya que no siente durante la actividad diaria. Para evitar incomodidad, pueden utilizar un lubricante a base de agua y no se tiene que poner en posición vertical. También, se debe cambiar dentro de 4 a 6 horas para evitar infecciones.

Son la mejor opción para los días de playa y piscina (verdadero)

Son uno de los productos sanitarios más adecuados para usar cuando desean darse un baño en el agua durante el período, ya que absorben todo el flujo antes de salir del agua. Además, brindan máxima protección durante el movimiento, sin embargo, es posible que absorban un poco de agua, por eso es conveniente que se cambien por uno nuevo antes de entrar nuevamente.

Causan la pérdida de la virginidad (mito)

La virginidad es un termino utilizado para las personas que no han tenido relaciones sexuales y no tiene relación alguna con el uso de los tampones.

Se puede orinar y dormir con tranquilidad (verdad):

La orina se expulsa por la uretra y la menstruación por la vagina, donde se encuentra colocado el tampón. No existen conexión entre los dos orificios, solo debe tener cuidado con no mojar el hilo que tiene.

Pérdida dentro del cuerpo (mito)

Un tampón no puede perderse dentro del cuerpo porque el orificio que comunica la vagina con el útero es demasiado pequeño. La abertura del cuello uterino, que está en la parte superior de la vagina, es demasiado estrecha para que un tampón pueda pasar. Sin embargo, es necesario quitarse los tampones tan pronto como sea posible, ya que si quedan adentro durante muchas horas o días puede aumentar el riesgo de infección vaginal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies