5 recomendaciones para una redacción profesional exitosa

Para elevar la calidad de nuestra redacción de manera efectiva, es fundamental adoptar hábitos y seguir algunos consejos prácticos.

Uno de los temores más recurrentes en el ámbito laboral y académico es la tarea de redactar, ya sea un informe o un correo electrónico. Este miedo a menudo se relaciona con la preocupación de cometer errores ortográficos o la inseguridad en nuestra capacidad de redacción. ¡No te preocupes, hay soluciones disponibles para superar estos obstáculos! No es necesario ser un apasionado de la escritura o dedicarse profesionalmente a ello.

Para elevar la calidad de nuestra redacción de manera efectiva, es fundamental adoptar hábitos y seguir algunos consejos prácticos. Sin embargo, para lograrlo, es crucial tener claro el mensaje que deseamos transmitir en cada documento que necesitamos redactar.

«Por ello, debemos considerar si emplearemos un lenguaje formal o informal, ya sea una tesis, monografía, tesina, síntesis, informe laboral, entre otros. La elección dependerá completamente de la información que queramos comunicar, siendo este un paso esencial antes de iniciar la redacción», explica Fiorela Mayanga, experta en Comunicación Corporativa y docente de la facultad de Ciencias Publicitarias de IDAT.

A continuación, te proporcionamos cinco recomendaciones clave que te ayudarán a perfeccionar tu habilidad de redacción.

Definir objetivo: Antes de comenzar, establece claramente tu objetivo, organizando y estructurando ideas para una redacción precisa. Considera preguntas clave: ¿mensaje a transmitir? ¿público objetivo? ¿tema principal? ¿fuentes bibliográficas? ¿longitud del escrito?

Definir el Público: Después de identificar el público objetivo, la elección del lenguaje es importante para nuestra redacción. Por ello, debemos tener en cuenta si nuestra información será formal o informal.

Brevedad: Evita la trampa de pensar que más palabras significan una explicación mejor. A veces, repetimos la misma idea con diferentes palabras, haciendo que la redacción sea redundante. A veces, menos es más.

Claridad: Una redacción clara y limpia denota dominio del tema por parte del escritor. Utilizar un lenguaje sencillo facilita la comprensión del texto.

Revisión final: Después de dedicar nuestro tiempo en la redacción de tesis, monografía, tesina, síntesis, informe laboral, correo electrónico, entre otros, debemos tomarnos un breve descanso antes de realizar la revisión final. De esta manera, regresaremos con la mente fresca para poder identificar posibles mejoras en la redacción y corregir errores ortográficos de manera más efectiva.

En resumen, estas recomendaciones para escribir no solo harán que tus textos sean geniales, ¡sino que también te van a hacer la vida más fácil! Recuerda que definir lo que quieres, entender a tu público, ser preciso, hablar claro y darle una última revisada son las herramientas perfectas para tener una buena redacción profesional exitosa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies